¿Cómo pueden aprender los bancos de las Fintech?

El crédito y la banca tradicional llevan tantos años sobre la faz de la tierra que quizá hayamos olvidado que este sector también debe evolucionar.

Igual que nos pareció sorprendente la primera vez que hicimos el super por Internet y nos lo mandaron a casa en horas, nos lo parece ahora operar nuestra cuenta del banco a través del Smartphone y enviar dinero a otro país sin que pase más de un día para que llegue.

Pese a las diferencias de tamaño entre unas entidades que por capitalización están entre las 15 mayores del mundo  y que superan los 100,000 empleados, y otras que apenas llegan a tener 20 empleados en sus comienzos y conectan fondeadores con toda clase de proyectos, parece claro que las Fintech sí tienen algo que enseñar sobre enlazar la tecnología con la experiencia del cliente.

¿Qué enseñanzas tienen las Fintech para los bancos?

Un primer punto es incrementar los partnerships con entidades tecnológicas en los siguientes cinco años. Los bancos tradicionales deben buscar absorber su cultura de innovación, profundamente arraigada en su ADN. De esta forma, lograrán conectarse con las nuevas generaciones que buscan otra experiencia en su necesidad de servicios financieros.

El hambre por innovar ha de ser lo más importante de todo.

Por otro lado tenemos la cultura corporativa. En las entidades tecnológicas, la innovación llega indistintamente a través de una cultura que fomenta la creatividad y el desafío. Los tradicionales bancos deberán aprender a convivir en un ambiente altamente regulado adoptando un perfil tecnológico que los una a sus clientes. También a ser sofisticados en la atención de las necesidades de éstos.

La seguridad en la tecnología es el tercer punto. El gran problema actual para el sector nace de la urgencia de ser más dinámico en la búsqueda de soluciones. La inversión tecnológica incrementará la confianza en los sistemas, y reducirá las filtraciones en los mismos.

Por último, los bancos se enfrentan a un enorme problema al que deben encontrar solución: las escalas y las ideas. Sí, tienen el poder financiero de adquirir startups, pero implementar sus ideas en entidades 100,000 veces más pequeñas y hacerlas exitosas será otro gran desafío. Están obligados a cambiar el chip y mutar en algo híbrido.

How Retail Banks Are Adapting to Fintech DisruptionSon, por tanto, varias las lecciones que los bancos tendrán que asimilar. Y todas, sin excepción, se basan en una sola cosa: innovación y más innovación.

Tendrán que descubrir nuevas formas, más sofisticadas, de llegar a los clientes. Tendrán que desarrollar la flexibilidad necesaria para alinear la responsabilidad corporativa con las nuevas inquietudes de las generaciones Y y Z. Y tendrán que adquirir la capacidad para transformar un negocio que ha sido exitoso por muchas décadas, pero que será imposible reconocer dentro de tan solo un lustro.